¿POR QUÉ NOS ATRAEN LAS MONTAÑAS?

November 2, 2016

 

 

LA HISTORIA DE UNA FASCINACIÓN

 

¿Siempre nos hemos sentido atraídos por las montañas? ¿Siempre hemos adorado la naturaleza? ¿En la antigüedad también disfrutaban de la montaña y las actividades que realizaban en ellas?

 

Lo cierto es que no.

 

¿Pero, en qué momento cambió? ¿Por qué empezó el ser humano a sentirse atraído por la montaña?

 

No es la historia del montañismo, ni del excursionismo, ni del alpinismo... es la historia de una fascinación. La montaña.

 

Y la historia de esta fascinación es la historia de un imaginario colectivo que está totalmente entrelazado con los inicios de la geología, la historia de la estética y el romanticismo, que minaron los cimientos de la religión en Occidente.

 

 

¿Cómo veían las montañas en la antigüedad?

 

 

Antes de la Ilustración, y sobre todo del Romanticismo, las montañas no se veían como algo bonito, sino más bien como un obstáculo.

 

Accidentes desafortunados de la tierra: peligrosos e incómodos, que dificultaban las comunicaciones, la ganadería y la agricultura.

 

Eran poco más que unas protuberancias horribles de la tierra.

 

Sin embargo, todo aquel paisaje domesticado por el ser humano era símbolo de belleza: Los inmensos pastos, las cuadriculas que forman los campos cultivados, y en resumen, todo aquel paisaje fértil y acogedor para la vida.

 

El