Anna Quintana

  • Instagram

Técnico deportivo en Espeleologia

Técnico deportivo en Media Montaña

​Técnico deportivo en Esquí alpino

2º nivel en Primeros auxilios

Licenciada en Bellas Artes. Fotografía.

Nº Registre oficial de Professionals de l' Esport: 017651 

abisme escuela de espeleología

601 211 388

guiesabisme@gmail.com

contacto guia de espeleología

CONTACTA:

(Trabajamos principalmente en Cataluña)

© 2019 Abisme

    tlf:  601 211 388/  931643986      guiesabisme@gmail.com     www.abisme.com

  • Blogger - White Circle
  • Facebook - White Circle
  • Instagram - White Circle
  • Flickr - White Circle

¿POR QUÉ NOS ATRAEN LAS MONTAÑAS?

November 2, 2016

 

 

LA HISTORIA DE UNA FASCINACIÓN

 

¿Siempre nos hemos sentido atraídos por las montañas? ¿Siempre hemos adorado la naturaleza? ¿En la antigüedad también disfrutaban de la montaña y las actividades que realizaban en ellas?

 

Lo cierto es que no.

 

¿Pero, en qué momento cambió? ¿Por qué empezó el ser humano a sentirse atraído por la montaña?

 

No es la historia del montañismo, ni del excursionismo, ni del alpinismo... es la historia de una fascinación. La montaña.

 

Y la historia de esta fascinación es la historia de un imaginario colectivo que está totalmente entrelazado con los inicios de la geología, la historia de la estética y el romanticismo, que minaron los cimientos de la religión en Occidente.

 

 

¿Cómo veían las montañas en la antigüedad?

 

 

Antes de la Ilustración, y sobre todo del Romanticismo, las montañas no se veían como algo bonito, sino más bien como un obstáculo.

 

Accidentes desafortunados de la tierra: peligrosos e incómodos, que dificultaban las comunicaciones, la ganadería y la agricultura.

 

Eran poco más que unas protuberancias horribles de la tierra.

 

Sin embargo, todo aquel paisaje domesticado por el ser humano era símbolo de belleza: Los inmensos pastos, las cuadriculas que forman los campos cultivados, y en resumen, todo aquel paisaje fértil y acogedor para la vida.

 

El miedo, desde la antigüedad, ha generado imaginarios colectivos de lo más variopinto.

 

Las montañas generaban miedos por su grandiosidad y verticalidad. Por su desconocimiento. Por sus condiciones extremas. Porque muchos de los que se veían obligados a internarse en su reinado jamás regresaban.

 

Por ello, las montañas albergaban monstruos, demonios, y toda clase de deidades malignas y caprichosas.

 

Estos seres sobrenaturales que habitaban las grandes montañas se encontraban en todos los rincones del planeta tras diversas imágenes.

 

Pese a ello, a menudo las montañas fueron utilizadas como refugio en época de guerras. También fueron atravesadas por militares, clérigos y emigrantes que no tenían más opción que atravesar las sierras.

 

Pero evitaban por todos los medios ascenderlas. Las bordeaban, seguían sus valles, pasaban por collados, pero las cimas se mantenían intactas.

 

La religión consideraba que la tierra se había creado en “7 días” unos 4000 años A.c. y así se había quedado.